Wenceslao y su hijo Himar en los jardines de la Casa de las Américas tras la entrega de premios